TRAIGAN A TOLEDO, YA. PRISIÓN PREVENTIVA PARA NADINE HEREDIA-OLLANTA HUMALA Y ALAN GARCÍA.

POR: Jaime Antezana Rivera.

A paso de tortuga y de manera calculada, la fiscalía «corroboro» un dato que  -hace mucho tiempo- por estos lares era «vox populi» o un secreto a voces: que Odebrecht entrego US$3 millones a Nadine Heredia para la campaña nacionalista en 2011.

¿Porque lento y calculado? Lento porque desde enero pasado los fiscales tienen en su poder la confesión de Jorge Barata, el ex hombre fuerte de Odebrecht en Perú, en el que narra, con detalles, la donación de US$3 millones para la campaña de Ollanta Humala.

Y, tras medio mes o casi un mes, nos llega su confesión. ¿Qué dijo Barata? Según El Comercio, en plena campaña presidencial del 2011, «recibió una llamada de Marcelo Odebrecht quien le indicó que debía realizar una donación de tres millones de dólares para la campaña» de Ollanta Humala.

Algo más dijo Barata: «Esta, según Barata, se hizo a solicitud del Partido de los Trabajadores de Brasil, de Luiz Inácio Lula da Silva (http://elcomercio.pe/…/odebrecht-entrego-us3-millones-campa…).

Otra cosa que confeso Jorge Barata: que, luego de haber conocido el encargo de su jefe, «recibió la llamada del publicista brasileño Valdemir Garreta, socio de Luis Favre, quien le dijo que él sería el responsable de coordinar la campaña nacionalista» (Ídem).

Y que apenas retornó al Perú se reunió con Ollanta Humala y su esposa, Nadine Heredia, en el departamento ubicado en la avenida Armendáriz 564, número 102. En esa cita se ultimaron los detalles de cómo se debían hacer los pagos o remesas a través de Valdemir Garreta.

La confesión de Barata, quien recibió la orden de Marcelo Odebrecht a solicitud de Luiz Inácio Lula, era suficiente para que, en paralelo, la fiscalía solicite la prevención preventiva de Alejandro Toledo, Nadine Heredia y Ollanta Humala. Por eso, Eduardo Roy Gates renuncio a ser defensor de Nadine.

¿Porque, con toda la dilación y peliculina que hicieron para pedir la prisión preventiva de Toledo, los fiscales no pidieron simultáneamente la prisión preventiva de Nadine Heredia y Ollanta Humala si ya tenían la confesión de Jorge Barata?

Es evidente que esto está calculado. Con el agravante que Toledo no puede ser arrestado en EEUU por falta de datos para que un juez federal ordene su extradición. ¿Acaso el juez que dicto la prisión preventiva no sabía que EEUU no es parte de la Interpol y es un juez federal quien tiene que ordenar su detención?

A otro perro con ese hueso. Todo está calculado para enfriar el tema Odebrecht. La prueba: han pasado exactamente 15 días que se dictó 18 meses de prisión preventiva para Alejandro Toledo y no está entre rejas. No está preso. Está caminando por las calles en EEUU. Son 15 días de enfriamiento.

Y para olvidarnos de la prisión preventiva de Toledo y seguir enfriando el tema, ahora sacan -cual as bajo la manga- la confesión de Jorge Barata de los US$3 millones a Nadine Heredia, que ya lo tenían desde el mes de enero. O, quizá desde diciembre pasado, por la delación de Marcelo Odebecht.

¿Porque todo espectáculo calculado? ¿A quién o quienes se está protegiendo sin tener entre las rejas a Toledo, Nadine y Humala? La respuesta está en quienes son los beneficiados. Eso cae por su propio peso: el gran beneficiado es Alan García y, después, PPK.

El primero, orondamente vino, dio su manifestación, dijo «no me metan en la pandilla de expresidentes» y se fue a España. Y los fiscales, bien gracias, pese a que -adicionalmente- una militante aprista- lo denuncio por lavado de activos.

Igual el poder judicial, cuyo silencio es estrepitoso. Ni hablar de Julia Príncipe que -sin ser esa su función- lo limpio: “Si somos objetivos, hasta este momento no hay indicios. No hay una delación». Esa «limpieza» no fue producto del azar y la imparcialidad.

Fue una generosidad indirecta del amigo íntimo de Alan García, Moisés Tambini, para quien Julia Príncipe trabajo y del propio García que la nombro Procuradora de Lavado de Activos sugerido por Tambini (http://larepublica.pe/…/850300-principe-omitio-que-cargo-de…).

En el caso de Ollanta Humala y Nadine Heredia, sumidos en un silencio sepulcral y sabiendo que las confesiones iban directamente a ellos, pasaron piola todo este tiempo. Estaban guardados por la fiscalía para esta nueva etapa de enfriamiento del escándalo Odebrecht

Así hoy empieza la segunda parte del espectáculo, seguro igualmente lento y con peliculina, de la preparación del pedido de la orden de prisión preventiva de los esposos Humala-Heredia. Ellos serán la piñata que servirán para «olvidar» a «pez mayor» Alan García.

En tanto que PPK busca apoyo de Donald Trump, haciéndonos creer que fue invitado por su gobierno, en circunstancias que el narcofujimorismo empezó -con información de la Sunat- una campaña que este recibió dinero que Odebrecht le dio a Toledo.

El objetivo: la vacancia presidencial. ¿Qué acelero ese objetivo? La investigación por lavado de activos de Hiro, Sachie y Kenji Fujimori. Esa campaña, con datos reales o no, arreciara por la inclusión de Keiko Fujimori en la investigación por lavado a Joaquín Ramírez.

En un contexto sumamente complejo para el país, signado por diversas marchas contra la corrupción, la no captura de Toledo y la búsqueda de la vacancia presidencial por el narcofujimorismo, el poder judicial debe proceder con celeridad en traer a Toledo.

Y la fiscalía debe proceder, igualmente con celeridad, a solicitar la prisión preventiva de Nadine-Ollanta y Alan García, a quien ni siquiera -pese a los 8 millones de dólares de coima que Odebrecht dio en gobierno- se le ha incluido en el proceso.

Por otro lado, la Procuraduría del caso Lava Jato debe pedir que PPK sea investigado como cómplice de Toledo. No es posible que habiendo sido ministro de economía y primer ministro del gobierno Toledo no haya sabido de las coimas de Odebrecht.

Más aun, ahora que está apareciendo información de los presuntos montos de dinero (miles de dólares) que habría recibido en sus cuentas. Su condición de presidente de la república no es un obstáculo para ello. Más bien, es una necesidad.

El país no está para pedidos de prisión preventiva lentos y calculados. Señor Presidente del Poder Judicial y Señor Fiscal de la Nación: dicten -de una vez- prisión preventiva efectiva para Nadine-Ollanta y Alan García e investiguen a PPK por complicidad con Toledo.

Déjense de jugar con la indignación nacional con los riesgos que ello puede implicar.

DEJA TUS COMENTARIOS