«RONDEROS» FLAGELARON A OPOSITORES A LA MARCHA CONTRA RÍO BLANCO

Mil quinientos comuneros tomaron la plaza de Huancabamba

Contingente policial resguardó el lugar para que no ocurriese ninguna tragedia que lamentar.

Alrededor de mil quinientos ronderos tomaron desde tempranas horas de la mañana la plaza de armas de la provincia de Huancabamba.

ENCUENTRO. Tal y como lo anunciaron hace algunas semanas, los integrantes de las rondas campesinas de Huancabamba y de Ayabaca se dieron cita para marchar en contra del millonario proyecto Río Blanco. Dicha movilización se programó luego que se firmara el pacto para la reactivación del proyecto minero rubricado por el Presidente de la República Pedro Pablo Kuczynski.

RESGUARDO. Desde hace dos días los agentes de la Unidad de Servidos Especiales junto al personal de la Oficina de Inteligencia llegaron a la mencionada provincia con la finalidad de conocer el territorio ya que se hablaba que los ronderos tenían tres objetivos.

Según información que tenía la policía era iniciar un enfrentamiento entre personas encubiertas contra el colectivo civil “Por el Desarrollo de Huancabamba”, quienes se encontrarían a favor de la actividad minera y estaría conformada por más de dos mil personas. Además la policía tenía información que los comuneros irían con bombas molotov.

FLAGELOS. Sin embargo, el reducido grupo de manifestantes no realizaron mayores disturbios solo tomaron la plaza de armas y realizaron una caminata.

Fue en esos momentos y burlando el resguardo policial, que un grupo de al menos 50 comuneros agredieron a tres moradores por negarse a participar de la movilización anti minera.

Uno de ellos fue identificado como Renzo Ocaña Helera, quien se desplazaba al mercado en su moto y se encontró con el grupo de comuneros. Al negarse a acompañarlos a la movilización, los comuneros le propinaron cinco latigazos cumpliendo con su amenaza de flagelar a quienes se opongan a la marcha.

» DENUNCIAS Los Jóvenes flagelados denunciaron los hechos en la comisaría sectorial de Huancabamba.

fuente: Diario Correo

DEJA TUS COMENTARIOS