Pago de dietas a consejeros aumenta de 1.6 a 2.2 mlls. de soles

El Jurado Nacional de Elecciones (JNE) establece el incremento del número de fiscalizadores de ocho a once en la región Piura, debido al aumento de la población. Esto regirá en las elecciones regionales y municipales del próximo 7 de octubre

El pago de sueldos de los consejeros regionales, durante los cuatro años de elección, pasarán de 1.6 millones de soles a 2.2 millones de soles debido al nuevo modelo del consejo regional en el que se incrementan el número de fiscalizadores. A esto se debe sumar los gastos por su labor de fiscalización y por la labor de las comisiones.

INCREMENTO. El Jurado Nacional de Eleciones (JNE) estableció, mediante la resolución N.° 0088-2018 publicada recientemente, que para las nuevas elecciones regionales y municipales de octubre 2018 se incrementará en la región de ocho a 11 el número de consejeros regionales.

Esto debido a que en la provincia de Piura se aumentaron de uno a dos los representantes, y en la provincia de Sullana se adicionó un nuevo consejero.

De acuerdo a la resolución electoral: “…corresponderá adicionar una o más consejerías con la finalidad de asegurar el cumplimiento de la cuota de comunidades nativas, campesinas y pueblos originarios, el parámetro para la determinación de la cuota electoral será la población total de la provincia (…)”.

Con el aumento de consejeros se adicionará un mayor presupuesto para el pago de dietas, tomando en cuenta que un consejero recibe una asignación de S/4,290.00 mensuales, el Estado gasta un total de 1‘647,360 soles por pago a los ocho fiscalizadores actualmente por el periodo de gestión de cuatro años.

Al aumentar tres representantes, se incrementaría el presupuesto de dietas a 2‘265,120 soles en el mismo plazo.

CAPACIDAD. La especialista en gestión pública y docente de la Universidad de Piura (UDEP), Juana Huaco García, fue enfática en señalar que el incremento del número de consejeros regionales no repercutiría en un mayor desarrollo en la región sino mejora la capacidad de gestión de estos representantes.

“La labor del consejero es ayudar a la gestión ejecutiva pero si medimos esto por resultados en avance en Piura, podemos ver que este rol no ha funcionado”, sostuvo Huaco.

Para la especialista, el aumento de consejeros en el departamento implica un mayor presupuesto para el pago, que no ayuda a la ciudadanía sino que desvía los fondos públicos que deberían utilizarse para otras necesidades.

Es por ello que Huaco García considera que los candidatos al cargo de consejero regional de cada partido tendrían que ser personas con un perfil técnico profesional y no político partidario.

“Nos falta labor de gestión porque recursos económicos sí hay, lo que falta son más técnicos que apoyen a las autoridades regionales”, sostuvo Huaco García.

PRODUCTIVIDAD. Por otro lado, el secretario de la Oficina Anticorrupción del Consejo Regional del Gobierno Regional de Piura (GRP), Jaime Távara Alvarado, señaló que la productividad de los consejeros se mide en las ordenanzas y acuerdos aprobados.

De acuerdo a la información del balance del Consejo Regional del Gobierno Regional de Piura, desde el 2015 a la fecha los consejeros, mediante la conformación de comisiones, se han aprobado 114 ordenanzas regionales y firmado 365 acuerdos en sesiones.

Bajo estas ordenanzas se aprobó el Plan Regional de Lucha contra la Corrupcion 2013-2016, declarar de interés regional al “X Congreso Nacional Eucarístico y Mariano – Piura 2015”, modificar el reglamento de organización y funciones – ROF- del GRP, crear el Observatorio Regional de Seguridad Ciudadana en la región Piura, declarar a Talara como “La Capital Regional del Turismo de Sol y Playa”, entre otras normas.

Asimismo, acordaron declarar de interés regional las acciones de reconstrucción para la recuperación de los pueblos por el Fenómeno el Niño Costero, se recomendó al gobernador regional reevaluar la permanencia del funcionario Carlo Bertini Hurtado, entre otros acuerdos regionales.

Los representantes, además, reciben viáticos para los viajes a las provincias donde deben fiscalizar obras o escuchar a la población.

También gastan en combustibles y reparación de la camioneta con la que cuentan para trasladarse.

El consejero por Piura, Hermer Alzamora Román, indicó que con el incremento del número de consejeros en la región no se va a solucionar uno de las principales trabas de su rol fiscalizador, la cual es no tener capacidad sancionadora frente al Ejecutivo, en este caso, los funcionarios del gobierno regional.

“Cuando un funcionario es cuestionado nosotros solo podemos recomendar al gobernador que revalúe la confianza dada, por eso se debería evaluar que se otorguen facultades o poder necesarios para realizar acciones fiscalizadoras con efectividad”, explicó Alzamora.

FACULTADES. A su vez, el congresista de la República por la región Piura, Hernando Cevallos Flores, sostuvo que la adición de tres consejeros no representa un problema pero que las funciones del Consejo Regional deberían modificarse.

“El Consejo Regional es casi un organismo decorativo, debería tener capacidad de fiscalización y control, además de participación de las decisiones de las políticas regionales”, precisó.

Para el parlamentario, el gobernador regional tiene mayor poder frente a la limitación de las facultades del consejo regional, por ello se debe modificar la Ley de Descentralización.

Asimismo, la especialista Juana Huaco García advierte que hay un mayor incremento de consejeros en la provincia de Piura pero que debería haber una adición en las provincias de la sierra piurana.

“La labor de los consejeros se centra en la capital del departamento pero se debe mirar que está sucediendo con las obras de Reconstrucción en las otras provincias”, aseveró la docente.

La experta de la UDEP indica que en la zona andina se producen alimentos de exportación pero no hay desarrollo por la falta gestión pública, en donde se ven comprometidos los consejeros elegidos.

DEJA TUS COMENTARIOS