“No queremos diálogo con Río Blanco, sino con el Estado”

SE OPONEN. Comunidad campesina rechaza anuncios del Gobierno Central que asegura las operaciones del proyecto para el 2022.  Esperan mesa de diálogo con autoridades

El presidente de la comunidad campesina de Segunda y Cajas de la provincia de Ayabaca, Isaul Guerrero, mostró su preocupación por la reactivación del proyecto minero Río Blanco Cooper que podría operar en el distrito en el 2022, según el Ministerio de Energía y Minas.

Cabe resaltar que actualmente la empresa está en la etapa de estudios complementarios e ingeniería de detalles, habiendo culminado la etapa de exploración. Ahora se encuentra actualizando el Estudio de Impacto Ambiental y a la espera de obtener la licencia social.

Al respecto el dirigente de la comunidad reiteró que la empresa minera no cuenta con el permiso necesario para operar en la zona y esperan que el Estado reactive el diálogo con las comunidades campesinas afectadas.

“El Ministerio de Energía Y Minas (MEM) no podrá imponer sus decisiones porque hay una comunidad dentro del área y se debe hacer una consulta previa, ya se hizo una donde el 98% dijo no a la mina. Antes que venga una ley deben consultarle al pueblo”, refirió

DIÁLOGO

Por ello instó al Estado a iniciar el diálogo con las comunidades campesinas, donde el 90% ve amenazadas sus actividades principales como la agricultura y ganadería ante una posible contaminación.

“Ellos dicen que buscan el diálogo pero hasta ahora no lo han hecho. Tienen que primero ganarse la confianza del pueblo porque han ingresado sin pedir permiso. La comunidad quiere un diálogo con el Estado, no con la empresa. Por eso tiene que ser un equipo técnico para llegar a una decisión pero que se cumpla”, dijo.

Recordemos que en declaraciones anteriores el gerente social, Boris Dávila Cáceres, también demandó la reactivación de la mesa de diálogo con los actores involucrados para aclarar “dudas” sobre el proyecto.

 Y es que, según manifestó el funcionario de Minera Río Blanco Copper, hay varios mitos sobre los trabajos que han imposibilitado el diálogo con las comunidades de Segunda y Cajas y autoridades de la zona, entre estos la contaminación a las cabeceras de cuenca

Frente a ello aclaró que el proyecto estaría ubicado en los terrenos de las comunidades y solo ocupará un 1.7% del total, lo cual no afecta a ninguna naciente de agua como lo señalan las ONG.

Cabe recordar que una delegación de huancabambinos logró recolectar 5,335 firmas en respaldo al proyecto minero, pero hay otro sector de la población que aún se opone a las operaciones.

Incluso el defensor del pueblo en Piura, César Orrego Ozula, invocó a ambas partes a retomar el diálogo en torno al proyecto minero que busca explotar cobre y molibdeno, para así dar por finalizado el conflicto que existe en dicha provincia desde hace dos decadas.

 

La Republica

DEJA TUS COMENTARIOS